Paolo y Trauco marcaron en los penales, pero Diego falló y Cruzeiro se llevó la Copa

Dicen que a veces los mejores fallan, y eso ocurrió ayer en la final entre Flamengo y Cruzeiro. Con el 0-0 en el tiempo reglamentario (1-1 en el global), el ganador de la Copa de Brasil se tuvo que definir desde la tanda de penales. Claro, no había valor doble por el gol de visitante. Entonces, Reinaldo Rueda, DT del ‘Mengao’, definió a sus cinco ejecutores: Paolo, Juan, Diego, Trauco y Réver, quien no alcanzó a rematar. ¿La razón? Fábio le detuvo el disparo a Diego. Sí, el especialista de Flamengo en los penales falló el único disparo de la tanda. Del otro lado, Henrique, Leo, Hudson, Barbosa y Thiago Neves la mandaron al fondo. Puso ser diferente En los 90’, Paolo Guerrero fue el más peligroso y tuvo dos chances claritas: el poste le negó el gol, tras un tiro libre en el primer tiempo; y a poco del final, Fábio le sacó con lo justo un remate que iba al ángulo. Así, Flamengo –que no gana la Copa de Brasil desde 2013– solo tiene un torneo con aspiraciones reales: la Copa Sudamericana (en cuartos, chocará con Fluminense).Porque en el Brasileirao, marcha a 15 puntos del líder Corinthians.

Trauco cumplió: El destape del ‘Genio’

Poco a poco, Miguel Trauco viene convenciendo a Reinaldo Rueda, técnico del ‘Fla’. El ‘Genio’ ha sido titular en dos de los últimos cuatro partidos – el anterior duelo no lo jugaron los titulares – y viene cumpliendo en su puesto. Pese a que el ‘Fla’ cayó en los penales, el ‘charapa’ marcó desde los doce pasos. De buen nivel